domingo, 27 de febrero de 2011

Yo puedo soñar




¡Qué bonito es soñar! Pero a mí, que no me despierten.
A ratos, me imagino sentada sobre la luna. Miro las estrellas, que están super cerca. Puedo hasta tocarlas y quedarme con alguna de recuerdo. Me tumbo en el suelo y siento el frió. Me encanta venir aquí cuando quiero estar sola. Nadie me puede molestar si subo a contar estrellas.


También, me veo volando por las nubes. Son todas suaves, frías y húmedas; pero adoro la sensación que siento cuando paso por ellas y me rozan. Es genial cuando empiezan a llorar y veo la lluvia caer desde lo alto. No se por qué lloraría una nube, pero hay tantos motivos para ello que ¿y por qué no iba a hacerlo? Lo bueno, es que siempre viene el sol acompañado del arcoiris, y entonces las nubes deciden dejar de llorar.

Por soñar, sueño tantas cosas: que la tristeza existe, pero viene siempre agarrada de la alegría; que una sonrisa lo cura todo; que el niño que todos somos crece, pero se queda dentro de nosotros para recordarnos que sigue estando ahí; que puedo ser aquello que desee (incluso una nube más, para llorar, parar con el sol y ver de cerca esos arcoiris que tanto me gustan)...

Sueño que soy un pájaro, y canto, porque todo me da igual. Quiero que me escuchen. Quiero alegrar las calles llenas de primavera.

Me gusta soñar.
Es bueno soñar con castillos en el aire; pero malo vivir en ellos


2 comentarios:

Xela dijo...

Interesantes reflexiones, cuando uno deja de soñar deja de vivir. Sueña alto, sueña siempre y seras feliz. Felicitaciones.-

Shase dijo...

Gracias.
A seguir soñando.

Seguidores